» » Esto Te Sorprendera con la Primera Ecografía

Esto Te Sorprendera con la Primera Ecografía

admin 18 Dic, 2017 Embarazo No hay comentarios

Gracias a las ecografías, inofensivas para tu bebé y para ti, tu médico obstetra revisara la evolución de tu hijo durante el embarazo, su corazón, órganos internos, tamaño, evolución de los huesos y si tiene alguna anomalía genética.

La primera ecografia del embarazo

La ecografía que pide el obstetra al primer mes de embarazo le da la posibilidad al médico de ver imágenes del feto o del embrión en el útero por medio de ultrasonidos. Los ultrasonidos rebotan contra el bebé dentro tuyo y forma una imagen entendible para ver en un monitor.

Mientras la embarazada esta recostada en una camilla, él médico mueve el transductor en el lugar que necesita examinar. En unos casos será una ecografía transvaginal pero en otros una ecografía abdominal.

Antes de hacer la Ecografia se aplica un gel conductor sobre el abdomen para mejorar la imagen, la primera ecográfia se realiza entre las 11 y las 13 semanas de gestación y es por vía transvaginal.

El profesional ecografo introducirá con cuidado el transductor, que solo mide 2 centímetros de diámetro y está recubierto con un protector descartable de silicona, asi podra acceder directamente al útero y a los ovarios, permitiendo un estudio muy detallado de los primeros días del embarazo.

¿Qué puede observar tu obstetra? En la primer ecografía, revisara si embrión el dentro tuyo está correctamente ubicado y si hay uno solo o mas, además podrá estudiar el útero y los ovarios.

Se puede pedir antes del tercer trimestre hacer una translucencia nucal. Midiendo su translucencia nucal, esto es el grosor del pliegue nucal, permitiendo controlar si el bebé tiene alguna anomalía cromosómica por ejemplo “Síndrome de Down”, y si la ecografia muestra alguna anomalia, te daría la opción de hacerte una amniocentesis para corroborar si hay alteraciones cromosomicas. Además, con la ecografía de translucencia nucal descartará alteraciones en los órganos internos y podra medir el tamaño del fémur y del húmero.

Tu hijo en ese momento es un bello “renacuajo” que mide entre 4 a 8 centimetros y se puede escuchar los latidos del corazón con una increíble frecuencia cardíaca que es el doble que la de un adulto, entre 120 y 160 pulsaciones por minuto.

admin

Los comentarios han sido cerrados.