Vitaminas y Suplementos que te ayudarán a llevar un buen embarazo

Vitaminas para el embarazo

Suplementos de hierro durante el embarazo

Todas las vitaminas deben ser recetadas por tu doctor. Las tabletas de hierro ayudan a mantener la hemoglobina, que transporta el oxígeno a través de su sangre para que no llegue a padecer anemia especialmente durante el período de embarazo. De acuerdo con reconocidos doctores, el hierro es vital para su energía y la fuerza de su bebé en crecimiento dentro de su vientre. Se vuelve cada vez más importante a medida que su volumen sanguíneo aumenta (y bombeará un 40 por ciento más de sangre a través de su cuerpo durante la última etapa del embarazo), por lo que el hierro es especialmente necesario al ingresar al último trimestre previo al trabajo de parto.

Vitaminas prenatales durante el embarazo

Las vitaminas con ácido fólico tomadas diariamente refuerzan la nutrición y pueden prevenir un nacimiento con defectos. La dieta promedio no proporciona cantidades adecuadas de vitaminas A, C, D o B, o hierro y ácido fólico. El ácido fólico es especialmente importante para la prevención de defectos de nacimiento tales como la espina bífida, así como el nacimiento prematuro y otros males. Incluso si su dieta incluye muchas verduras ricas en folato, como la espinaca, el brócoli y los guisantes, y el jugo de naranja, es posible que su cuerpo no absorba el folato y absorba la versión sintética. Ácido: se encuentra en las vitaminas prenatales.

Suplementos de calcio durante el embarazo

Las tabletas de calcio (así como los alimentos ricos en calcio) ayudan a evitar que el suministro de mineral de su organismo disminuya demasiado que especialmente lo hace durante los meses de embarazo. Para poder construir los huesos de su bebé, su cuerpo “robará” calcio de sus propios huesos si no está ingiriendo lo suficiente. Más allá de eso, un gramo al día puede ayudar a prevenir la preeclampsia (el estrechamiento de las pequeñas arterias de mujeres embarazadas, lo que resulta en la presión arterial alta), de acuerdo con algunos estudios. Se aconseja no tragar los suplementos de calcio y hierro juntos o su cuerpo puede no absorber bien los nutrientes.