Sintomas del embarazo psicológico

Esto es todo lo que debes saber sobre el embarazo psicológico

Todo lo que debes saber sobre el embarazo psicológico

Lo más común es escuchar que el embarazo psicológico se produce en perras. Sin embargo, contrario a lo que se cree, también se produce en mujeres. Hay algunos síntomas por los cuales se puede deducir si una mujer está pasando por esta época. Te damos a continuación una pequeña guía con todo lo que debes saber sobre el embarazo psicológico.

 

Esto es todo lo que debes saber sobre el embarazo psicológico

El embarazo psicológico se produce en mujeres que, por lo general, tienen un deseo desmedido de ser madres. Por ello, comienzan a presentar síntomas asociados al embarazo, por ejemplo engordar, sentir náuseas, tener trastornos en su ciclo menstrual, sufrir trastornos del sueño, tener sensaciones de movimientos fetales, y más.

 

La edad media en la que las mujeres pueden experimentar un embarazo psicológico es entre los 30 y 35 años. Hay múltiples razones, por lo general son mujeres que han tenido embarazos poco exitosos en épocas anteriores, tienen problemas de infertilidad o algún trastorno relacionado. El embarazo psicológico es un trastorno no solo mental, sino físico, pero tampoco es algo demasiado grave.

 

Entre los principales síntomas de tener un embarazo psicológico se encuentra la amenorrea. Como la mente lo puede todo, la menstruación suele desaparecer o salir en menor cantidad. No hay ovulación durante largos períodos de tiempo. De igual forma, puede pasar que las gonadotropinas se disparen, e incluso los exámenes caseros de embarazo den resultados positivos.

 

Entre todo lo que debes saber sobre el embarazo psicológico, se encuentran los síntomas relativos al aumento hormonal. Es decir puedes experimentar crecimiento de mamas, nauseas, cansancio e incluso, segregación de leche materna. Sin embargo, a la hora de hacer la ecografía, no hay feto.

 

Todo lo que debes saber sobre tratar el embarazo psicológico se encuentra en la terapia. Por lo general, las mujeres que lo sufren, desean con tanto afán tener un hijo, que su cuerpo comienza a tener los síntomas asociados. A veces pueden acompañarse las terapias psicológicas con algunos medicamentos, para hacer que vuelva la menstruación.