¿Qué es un embarazo ectópico y por qué sucede?

Qué es un embarazo ectópico y por qué sucede

Tal vez lo has escuchado en algún lugar, has conocido a alguien que haya pasado por esto o tu presentas esta condición, sea cual sea la razón, incluso pura curiosidad, no está de más conocer cómo se desarrolla un embarazo ectópico.

Un embarazo ectópico no es más que un embarazo que se desarrolla con la implantación de un embrión fuera del útero, comúnmente en las trompas de Falopio, aun cuando puede ocurrir en el ovario o en cualquier otra área cercana.

Posibles causas de un embarazo ectópico

Ya que sabemos en que consiste un embarazo ectópico, es ideal saber lo que lo origina. Este tipo de embarazo siempre se debe a problemas en el desplazamiento del óvulo al útero, debido a lentitud en el proceso, dimensiones inadecuadas del óvulo o restricciones en las trompas de Falopio.

En el caso de las restricciones en las trompas, estas pueden ser resultado de una infección, una antigua intervención quirúrgica o alguna malformación.

Síntomas comunes y consecuencias del embarazo ectópico

Un embarazo ectópico provoca un mal desarrollo del embrión debido a la falta de estructura adecuada en la cual desarrollarse y de la cual obtener nutrientes.

Durante el desarrollo de este embarazo, se mostrarán dolores intensos en la zona abdominal, usualmente junto a náuseas y posibles patologías del sistema urinario.

Al romperse las trompas, puede generarse una hemorragia abdominal, esto puede observarse desde el exterior en piel pálida y un ritmo cardiaco super elevado, mientras que la presión sanguínea es extremadamente baja.

Tratamiento de embarazo ectópico

Es importante que se intente diagnosticar un embarazo ectópico desde su desarrollo temprano, por medio de ecografías y análisis de sangre, para llevar a cabo las acciones adecuadas.

El tratamiento básicamente consiste en interrumpir el embarazo ectópico, ya que no es medicamente posible, colocar el óvulo dentro del útero.

La interrupción del embarazo ectópico puede ser mediante fármacos en los primeros meses, de manera indolora, mientras los síntomas no sean extremos y no haya contraindicaciones. Sin embargo, es muy común realizar un procedimiento quirúrgico para extraer el embrión, llamado salpingotomía.

Si el embrión es muy grande o las hemorragias son muy fuertes, se debe realizar una cirugía abdominal mas elaborada.