Qué es la depresión Postparto y cómo sobrellevarla

Que es la depresión post parto

Después del parto, muchas mujeres experimentan una o dos semanas de “melancolía”, marcadas por cambios de humor, sentimientos de ambivalencia hacia la maternidad, depresión leve y episodios de llanto inexplicable. Esto puede ser el resultado de cambios hormonales, de la manera en que el parto y la maternidad son tratados en la sociedad actual, o del aislamiento que a menudo sienten las nuevas madres. Ciertamente, la falta de sueño también juega un papel.

¿Cómo saber si tienes depresión post-parto?

Si tiene tres o más de estos síntomas, puede tener Depresión Post-parto:

  • Humor persistente triste, ansioso o “vacío”.
  • Sentimientos de desesperanza, pesimismo.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad, impotencia.
  • Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que alguna vez disfrutó, incluido el sexo.
  • Disminución de la energía, fatiga, sentimiento “ralentizado”.
  • Dificultad para concentrarse, recordar, tomar decisiones.
  • Insomnio, despertar temprano en la mañana o dormir demasiado.
  • Pérdida de peso y/o apetito, o comer en exceso y aumentar de peso.
  • Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
  • Inquietud, irritabilidad.
  • Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y dolor crónico.

Cómo manejar la depresión Post-parto

Si siente que no puede arreglárselas, hable con su médico. Es posible que tenga algún tipo de asesoramiento, medicamentos o ambos. Su médico le puede recetar medicamentos antidepresivos, algunos de los cuales son seguros para el amamantamiento. No se avergüence de buscar ayuda, está ampliamente disponible y es efectiva.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo manejar una lucha contra la depresión post-parto:

  • Establezca metas realistas y asuma una cantidad razonable de responsabilidad: permita que su familia y amigos lo ayuden.
  • Divida las tareas grandes en tareas pequeñas, establezca prioridades y haga lo que pueda, como sea posible.
  • Trate de estar con otras personas y confiar en alguien, generalmente es mejor que estar solo y reservado.
  • Participe en actividades que lo hagan sentir mejor.
  • Haga ejercicio regularmente, incluso si sólo va a caminar. Los estudios han demostrado que el ejercicio regular puede mejorar el estado de ánimo.
  • Espere que su estado de ánimo mejore gradualmente, no de manera inmediata. Recuerde, las personas raramente “salen de” una depresión. Sentirse mejor toma tiempo.