Problemas en el feto por la cantidad de liquido amniótico

Para que sirve el liquido amniotico

¿Para que sirve el liquido amniotico?

Es un artículo largo, te recomendamos leerlo con atención. Durante toda la gestación el bebé se encuentra inmerso en el líquido amniótico, un fluido vital que desempeña diversas funciones: lo protege de los golpes, le proporciona nutrientes, y lo defiende de las infecciones, gracias a sus propiedades antibacterianas. Pero además, su papel es primordial para que el feto se desarrolle en forma saludable, debido a que favorece la maduración de los pulmones y de los sistemas gastrointestinal y musculo-esquelético. Si bien no se conoce a ciencia cierta el mecanismo que regula la producción de liquido amniótico, se cree que la madre es la principal proveedora a lo largo del primer trimestre, después de las semanas 10 a 12, cuando comienzan a funcionarios riñones del bebé, su orina se convierte en la fuente principal: el pequeño traga liquido y hace “pipi”, y así mantiene un volumen adecuado.

 

Hasta la semana 32, la cantidad de líquido amniótico se incrementa en forma progresiva, hasta alcanzar los 700 a 800 Mililitros, a partir de ese momento, permanece estable hasta la semana 40, en que si el parto aún no se produjo comienza a ser reabsorbido, para llegar a las 42 semanas con unos 400 mililitros aproximadamente.

Durante los exámenes de rutina el obstetra observa el la cantidad de liquido amniótico es la que corresponde de acuerdo con la edad gestacional. ¿Por qué? Debido a que volúmenes superiores o inferiores podrían indicar alteraciones en la salud de la mama o de bebe.

Cuando la cantidad de líquido amniótico es escasa

Se habla de oligoamnios cuando el volumen de líquido amniótico es inferior al esperable para una determinada etapa de la gestación, generalmente en los embarazos de término y de pos-término (más allá de las 40 semanas) la escasez de este fluido vital suele provocar un meconio espeso, desaceleración de la frecuencia cardíaca del bebé y trastornos para adaptarse a la vida extrauterina. Además, de acuerdo con el grado de disminución que se registre el indice de mortalidad perinatal aumenta entre 13 y 47 veces.

Por lo general cuando el oligoamnios se produce más allá del segundo trimestre las consecuencias suelen ser graves, dado que el tórax no se desarrolla en forma normal y se detiene la maduración pulmonar . ¿Cómo se detecta? El obstetra puede sospecharlo al observar que la panza es más pequeña de lo que debería ser, porque el útero se encuentra más abajo de lo que corresponde para ese momento del embarazo por lo que indica la realización de una ecografía para confirmar el diagnóstico.

La perdida de liquido amniótico puede obedecer a diferentes razones. entre ellas, a una rotura prematura de la bolsa. En este caso la vejiga del pequeño suele llenarse normalmente, lo que demuestra que sus riñones funcionan bien, pero el liquido amniótico “se escapa” debido a la ruptura de las membranas.

El estudio ecográfico permite evaluar la anatomía y el funcionamiento renal del bebe y detectar posibles obstrucciones en su árbol urinario. Si los riñones fetales se desempeñan normalmente, la baja cantidad de líquido amniótico puede ser consecuencia de una falla en la placenta, hecho que puede ocasionar desnutrición o retardo en el crecimiento fetal,  ¿Qué hacer? Eso depende de cuál sea la causa del oligoamnios.

¿Que pasa si tengo mucho liquido amniótico?

Se denomina polihidramnios a una cantidad de líquido amniótico superior a la normal, situación que se presenta solo en uno de cada cien embarazos y que por lo general se diagnostica en el tercer trimestre.

En este caso, la sospecha surge cuando la panza es muy grande, porque la altura uterina es mayor a la que corresponde para una determinada edad gestacional, o bien cuando al palpar el abdomen el obstetra puede tocar e identificar los distintos segmentos del cuerpo del bebé. Además, en las mujeres que sufren polihidramnios las contracciones uterinas suelen aumentar en forma significativa, y en ocasiones pueden presentarse dificultades para respirar debido a la abrupta elevación de los músculos del diafragma.

Pero más allá de la impresión clínica, el diagnostico debe ser corroborado siempre mediante una ecografía. En cuanto a los riesgos, el polihidramnios puede desencadenar el parto en forma prematura, una ruptura precoz de la bolsa, y conlleva asimismo, una mayor probabilidad de mortalidad perinatal.

¿Las causas? En el 60 por ciento de los casos el origen del polihidramnios es desconocido. A veces, se relaciona con anomalías fetales o síndromes genéticos que comprometen los aparatos gastrointestinal, genitourinario, cardiovascular, o el sistema nervioso central. En otras ocasiones, se produce como consecuencia de embarazos múltiples, diabetes, macrosomia fetal (bebés con un peso elevado) o trastornos hematológicos relacionados con el factor Rh.

La evaluación debe realizarse mediante un minucioso estudio ecográfico que permita diagnosticar anomalías fetales. En cuanto a la conducta clínica si el cuadro no afecta la salud del bebe y no estimula demasiado las contracciones uterinas, no suele tomarse ninguna medida. No obstante, en ciertas oportunidades puede requerirse un drenaje del líquido por medio de una punción abdominal, la administración de una droga para reducir la cantidad de orina fetal, o bien la interrupción programada del embarazo para evitar complicaciones durante el parto.