Los peligros de beber alcohol durante el embarazo

¿Puedo tomar alcohol durante el embarazo?

Beber alcohol durante el embarazo, un peligro para tu bebé

Nos han dicho que no se puede tomar alcohol durante los 9 meses de gestación, pero exactamente ¿por qué?

Se puede decir que todo lo que ingiere la mujer durante el embarazo, pasa al bebe a través de la sangre hacia la placenta, que es el órgano que constituye la conexión vital del bebe con la madre, y le suministra los nutrientes necesarios al niño. Entonces, cuando una toma alcohol, lo está compartiendo con el bebé que está en el vientre y esto es muy peligroso dado que el alcohol tarda más en descomponerse en su cuerpito y permanece elevado en sangre durante más tiempo.

La cantidad de maneras en las cuales se puede perjudicar al bebé es grande, incluyendo problemas de desarrollo como estructura anormal de corazón y cerebro, parálisis cerebral, crecimiento deficiente, problemas de estructura en cabeza y rostro.

Si se toma mucho alcohol puede ocasionar síndrome de alcoholismo fetal, donde se presentan una serie de defectos congénitos irreversibles como trastornos de atención, retardo mental, daño al sistema nervioso, deficiencias en el crecimiento, entre otros.  Puede llegar incluso a ocurrir un aborto espontaneo, muerte infantil o un parto prematuro que termine en desastre.

Uno debe también recordar que no depende de la cantidad. Si bien tomar muchos tragos agranda la posibilidad de problemas que pueden dañar al pequeño, no existe ninguna cantidad específica conocida que se pueda consumir y ser segura. Existen casos donde, incluso tomando una cantidad moderada de alcohol, se producen abortos espontáneos. Tomar alcohol en cualquier momento del embarazo es perjudicial, aunque se rumoree que solo ocurre durante los primeros tres meses.

Si sos de la gente a la que le gusta mucho los tragos, lo mejor es ir dejando y optar con alternativas de tragos sin alcohol (mocktails) como el coctel San Francisco, el Shirley Temple, el de piña colada, el Peach Melba, el Very Well, el Destornillador sin alcohol, el Little Pink Pearl, el Punto y final, el Punto dulce y el De la huerta. Las recetas se encuentran fácilmente en internet, son fáciles de preparar y muy deliciosos.

Si no sabías que estabas embarazada y consumiste alcohol, la única alternativa es dejar inmediatamente de tomar y consultar a un médico, por más que es poco probable que lo que hayas tomado dañe al niño si bebiste con moderación.

En el caso de que te sea muy difícil abandonar la bebida, existen múltiples programas anónimos para salir de la alcoholemia en los que te van a poder ayudar. Comunícate con el centro de Alcohólicos Anónimos local o con tu proveedor de atención médica. Siempre hay que elegir lo mejor para nuestro bebé.