Consejos para prevenir el inevitable dolor de espalda durante el embarazo

Dolor de espaldas durante el embarazo

Si siente dolor en la parte superior o inferior de la espalda, no está sola. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), el dolor de espalda es una de las molestias más comunes cuando se atraviesa el período del embarazo. Algunas madres tienen situaciones insoportables con el dolor de espalda que incluso no pueden dormir pero aquello desaparece generalmente tan pronto como nace su bebé.

¿Qué causa el dolor de espalda?

Su útero puede ampliar hasta 1.000 veces su tamaño previo al embarazo. Esto, además de llevar esas libras de más, puede lanzar su cuerpo fuera de balance. Su postura cambia, causando tensión en su espalda. Además, los músculos abdominales son los que apoyan la espalda, y que están siendo requeridos por el peso extra y el bebé. Además, en algunos embarazos las hormonas hacen que los ligamentos en el cuerpo sean más laxos durante el embarazo y puede causar un poco de curvatura de la espalda.

 

Previniendo el dolor de espalda: Qué hacer

Aplique calor en forma de una almohadilla térmica o una botella de agua caliente, o sumérjalos en una tina tibia para calmar los músculos.

Intente mantener el aumento de peso dentro del rango recomendado (de 25 a 35 libras).

Ponga los tacones altos y zapatos muy planos en el almacén durante los próximos nueve meses, y en su lugar busque zapatos cómodos con buen soporte del arco. Y deshágase de los flip-flops. Tienen un apoyo terrible y son incluso peores para los pies que los tacones altos.

Más consejos para prevenir el dolor de espalda

Para ayudar a aliviar el dolor, haga que otra persona realice el trabajo pesado, pero si debe levantar paquetes y niños pequeños, use la forma correcta: póngase en cuclillas mientras se dobla en las rodillas, mantenga la espalda recta y levante con los brazos.

También puede hacer hincapié en sentarse en sillas con un buen respaldo, como un cojín firme, o colocar una almohada pequeña o una toalla enrollada detrás de la parte inferior de la espalda. Además, cuando pueda, eleve sus pies en un taburete o banco.

Otro consejo: Duerma de costado con una almohada entre las piernas.