Como saber si la leche materna es suficiente parte 2

Guia de amamantamiento

¿ Cómo influye la alimentación materna en la leche ?

Dar el pecho aumenta el gasto de energía. Durante los primeros 6 meses se recomiendan 500 calorías extras. Luego, unas 400 calorías hasta finalizar la lactancia.

Estas 500 calorías extras que la mujer necesita durante los primeros meses de lactante, pueden cubnrse con porciones extra de:

  • 1 fruta mediana promedio = 60 Calorías
  • fetas de queso = 180 Calorías
  • fetas de pan integral = 120 Calorías
  • 1 postre 151an = 180 Calorias

Agua: Durante el amamantamiento hay una mayor necesidad de agua, que se manifiesta en un estado de sed frecuente y que debe compensarse adecuadamente, ya que no es raro encontrar estreñimiento compensatorio a la ingesta insuficiente de líquido. Es importante beber agua, mínimo 8 vasos diariamente.

Lípidos: Prestar especial atención a los omega 3 y 6. El contenido de estos nutrientes en la leche dependen de la ingesta de la mamá. Incorporá omega 3 comiendo pescados de mar y aceite 0 semillas de chia, aceite de oliva o canola en las comidas, pan integral, nueces, palta y huevo que contienen omega 6.

Calcio: 250 a 350 mg de calcio son transferidos diariamente al lactante a través de la leche materna, fundamentalmente durante los primeros 3 meses. Esta cantidad representa un 3% del calcio corporal y, si la lactancia se prolonga a los 6 meses, puede representar la transferencia del 6% del calcio corporal total. Se sugiere la ingesta de una cantidad algo superior a la recomendada para una mujer no lactante: 1200mg al día.

Para calcular, 3 fetas de queso aportan aproximadamente 200 mg de calcio.

Contenido de calcio de algunos alimentos:

fetas finas de queso = 200 mg
1 vaso de yogurt o leche = 250 mg
yogurt con agregado de calcio = 500 mg
1 cucharada de queso rallado 130 mg
2 cucharadas de almendras = 50 mg
1 cucharada de sésamo = 50 mg

Para que el calcio se absorba es importante el consumo de vitamina D (contenida en lácteos y carnes) y exponerse al sol unos minutos diarios.

El cuerpo femenino está adaptado para poder soportar estas pérdidas de calcio y recuperarlas luego de los 6 meses de amamantamiento. De hecho, los estudios muestran una relación positiva entre las mujeres que amamantaron y un menor riesgo de fracturas óseas.

El hierro es un mineral que se pierde durante el parto, pero se recupera los primeros meses ya que al no haber pérdidas por menstruación, los requerimientos disminuyen.

El yodo es esencial en el desarrollo neurológico dei lactante. y su contenido en la leche materna depende de la dieta. Es importante consumir sal yodada (por ley, son todas), 1 cucharadita diariamente en las comidas. Los pescados de mar también contienen yodo.

El ácido fólico también aumenta su requerimiento. El aporte adecuado asegura al bebé un óptimo crecimiento previene anemia y permite une estado clínico satisfactorio. Para incorporarlo, consumir diariamente vegetales de hojas verdes y oscuras, brócolis, legumbres, frutas (sobre todo citricas).

La vitamina A debe reforzarse en un 85% más que en la mujer no lactante. Se cubre consumiendo diariamente carnes o huevos y lácteos.