Cambios en el cuerpo despues del parto

CAMBIOS PSICOFISICOS EN EL POST PARTO

Después del parto el cuerpo necesita un merecido descanso, sin embargo, la estrenada mamá deberá iniciar alguna actividad física si desea recuperar la figura, pasado un tiempo relativamente corto.

Una serie de cambios se han producido durante la gestación y se prolongarán aún por unas semanas, lo cual obligará a que el comienzo de la ejercitación se desarrolle de manera progresiva y controlada.

A continuación analizaremos aquellos cambios más significativos producidos a nivel psicofísico, pues conociéndolos será más fácil asumir y entender las nuevas necesidades para recuperar una condición física óptima.

…A nivel hormonal

La relaxina es una hormona presente en el organismo a partir de la segunda semana de embarazo, continuará produciéndose en grandes cantidades hasta el parto y permanece en el cuerpo incluso, hasta cinco meses después del mismo.

Los efectos de esta hormona harán que durante la realización de cualquier actividad física la estabilidad de las articulaciones se vea reducida.

…A nivel psicológico

La depresión posparto es una forma de depresión leve. La misma es experimentada por alrededor de un 50% de mujeres y es provocada por el descenso de producción de hormonas posterior al parto. La forma de afección se traduce en irritabilidad, llanto y poca comunicación. Puede aparecer durante el primer año, sin embargo, es común entre el segundo y sexto mes, unido a problemas de ansiedad y estrés.

Tomarse tiempo libre, ejercicio físico y ayuda doméstica son buenas consideraciones para reducir los síntomas de depresión.

…A nivel vascular

Durante la gestación se incrementa el volumen de sangre circulante en los vasos sanguíneos para garantizar el buen funcionamiento y crecimiento de la placenta. Este aumento, junto a una mayor producción de progesterona, serán los encargados de la dilatación en las paredes de los vasos, disminuyendo así el impulso circulatorio de retorno al corazón. Este es el motivo por el cual se hinchan las piernas con más facilidad.

El bebé, el líquido amniótico y el peso del útero comprimen las grandes venas del abdomen, favorecen el aumento del volumen de sangre en la zona de las piernas y de esta forma aumenta el riesgo de desarrollarlas várices. Son recomendables por este motivo, los ejercicios para aumentar la circulación de la sangre en las piernas y, a la vez, se sugiere evitar permanecer de pie demasiado tiempo.

…La celulitis

Antes de comenzar la explicación sobre las causas de la aparición de la celulitis, sería importante hacer hincapié en el siguiente punto: no debemos confundir celulitis con obesidad.

¿Qué entendemos por celulitis?

Hablamos de ella cuando nos referimos a la piel con aspecto a “piel de naranja”. El aumento de volumen y consistencia de la piel se traduce en una mayor adherencia de la misma sobre el músculo.

Por otro lado, la obesidad es el aumento de volumen de grasa general en el organismo, así pues, es posible ser obeso y no tener celulitis o ser delgado y padecerla.

Cierto es que resulta más factible su aparición durante el embarazo, por la serie de cambios emergentes en este período: a partir del segundo trimestre de embarazo, el organismo aumenta en gran medida las secreciones hormonales, las cuales llegan a un nivel máximo en el séptimo mes, y no vuelven a los niveles normales hasta después del parto. Los estrógenos producen cierta retención de líquidos en el tejido conjuntivo, que finalmente puede desencadenar en el proceso que conduce a la celulitis.

Se suman también otros factores ya mencionados los cuales dificultan el drenaje del líquido: la dificultad en la circulación de retorno y en la eliminación de líquidos representan el primer paso para la génesis de celulitis.

Es importante tomar medidas preventivas sobre todo en los últimos meses del embarazo. Dos buenos consejos son: no aumentar el peso por encima de la prescripción del obstetra, y la práctica del ejercicio regular para favorecer la circulación sanguínea y la eliminación de sustancias de desecho.

…A nivel muscular

La debilitación de los músculos del suelo pélvico se debe a que los últimos meses, el peso del bebé presiona la musculatura del periné y durante el parto aumenta también su capacidad de elongación para dejar paso a la cabeza del mismo. Con relación a los abdominales, se ven forzados al estiramiento para dar alojamiento al pequeño.

Esta debilidad muscular puede producir pérdidas de orina al toser, estornudar o reír y falta de sujeción de los órganos internos como la vejiga, útero e intestinos. Por lo tanto, es importante fortalecer esa musculatura realizando los ejercicios de tonificación de estas zonas.