Cómo lidiar con el asma durante el embarazo

Asma durante el embarazo

¿Qué es el asma?

El asma es una afección respiratoria grave en la que las vías respiratorias se estrechan. Los síntomas incluyen sibilancias, presión en el pecho y dificultad para respirar, y son provocados por factores ambientales, tales como los alérgenos comunes, aire frío, ejercicio, olores fuertes (tales como pintura), e infecciones. Cuando entra en contacto con un desencadenante de asma, las vías respiratorias se inflaman, se tensan y producen exceso de moco, lo que produce síntomas de asma.

¿Puede el medicamento contra el asma lastimar a mi bebé por nacer?

Mientras su asma permanezca bien controlada, no debería afectar la salud de su bebé nonato. Afortunadamente, muchos medicamentos para el asma comúnmente usados son seguros de usar durante el embarazo. Muchas mujeres con asma leve pueden controlar sus síntomas con un broncodilatador inhalado. Inhaladores que contienen albuterol (Ventolin, Proair, Proventil) se consideran seguros durante el embarazo.

Las mujeres con asma persistente pueden requerir tratamiento con un esteroide inhalado, tal como budesonida (Pulmicort) obeclometasona (QVAR) o un modificador de leucotrienos tales como montelukast (Singulair). La budesonida tiene la mayoría de los datos humanos y tiene una clasificación FDA de categoría B, lo que significa que se considera seguro para usar durante el embarazo. Pero los expertos coinciden en que si su asma está bien controlada con un esteroide inhalado diferente antes del embarazo, sería razonable continuarlo durante el embarazo.

Las mujeres con asma severa que no pueden controlarse con medicamentos inhalados pueden necesitar tomar un esteroide oral, como prednisona, hasta que los síntomas estén controlados. Los riesgos asociados con el uso de esteroides orales serían menores que los riesgos potenciales de una exacerbación de asma grave, que podrían incluir complicaciones para la madre y el bebé incluyendo la muerte materna o fetal.

¿Qué pasa si tengo un ataque de asma durante el embarazo?

Es importante hacer todo lo posible para controlar su asma. El asma mal controlada puede conducir a niveles de oxígeno reducidos para el feto, lo que aumenta el riesgo de crecimiento lento y baja nacimiento peso. También puede contribuir a problemas de salud como preeclampsia, parto muerto, y problemas en la placenta.

Además de los medicamentos, es vital tomar medidas para evitar los brotes en primer lugar, así que hable con su proveedor de atención médica sobre cómo desarrollar una estrategia.