4 formas de reducir la acidez estomacal durante el embarazo

Como reducir la acidez durante el embarazoComo reducir la acidez durante el embarazo

Las mujeres embarazadas son las principales candidatas para la acidez estomacal por dos razones: primero, la hormona relaxina ralentiza la digestión, lo que significa que los alimentos permanecen más tiempo en el estómago y desencadenan una mayor producción de ácido.

Por que el bebé en gestación genera acidez estomacal

En segundo lugar, el bebé en crecimiento ejerce presión sobre el estómago lo que aumenta las posibilidades de que los ácidos suban al esófago.

Sigue estos cinco consejos para aliviar el dolor:

  • Come menos y más seguido

Si quieres reducir la acidez estomacal debes dejar de comer en exceso. Cuando estás embarazada, hay menos espacio para que se expanda tu estómago y mantener una dieta saludable no solo evitará la acidez a corto plazo, sino también a lo largo de tu embarazo, porque ganar más del peso recomendado ejerce más presión sobre el abdomen, lo que puede desencadenar la afección.

En lugar de tres comidas al día, apunta a seis mini comidas de no más de 1½ tazas de alimentos cada una. Las comidas más pequeñas son más fáciles de digerir para tu cuerpo.

  • Eliminalos alimentos desencadenantes

Para reducir la acidez estomacal identifica los alimentos que lo intensifican y elimínalos de tu dieta. Si bien no existen alimentos universalmente “prohibidos”, los desencadenantes comunes de la acidez incluyen alimentos ácidos, como frutas cítricas y tomates, alimentos grasosos o fritos, picantes, chocolate, café y bebidas carbonatadas y alcohol (que, como bien sabes, debes eliminar de todos modos).

  • El enfoque en los líquidos

Los líquidos son menos propensos a causar problemas que los alimentos sólidos, ya que se mueven más rápido a través del estómago. Busca líquidos que ofrezcan muchas proteínas, como leche, yogur, batidos y postres para reducir la acidez estomacal.

  • Dulces sueños sin acido

Para evitar la acidez nocturna, no comas nada durante al menos tres horas antes de acostarte. Eleva la cabecera de la cama colocando libros debajo de las piernas, y si todavía no estás durmiendo en el lado izquierdo, comienza ahora; los ácidos estomacales tendrán que viajar cuesta arriba para llegar al esófago, ¡no es una tarea fácil!