Ejercicios de estimulación y psicomotricidad para el bebé

Ejercicios de estimulación y psicomotricidad para el bebé

Ideas de ejercicios de estimulación y psicomotricidad para el bebé

Es sencillo notar el crecimiento de nuestros niños. Desde aproximadamente los tres meses de vida, se puede ver que empieza a mostrar datos específicos de su personalidad, como su sensibilidad o su facilidad de irritarse, entre otras. También, es muy curioso como escucha y ve, con interés, todo a su alrededor, desde personas a objetos.

Si se le da un objeto, podrá sostenerlo y manipularlo con sus manitos en poco tiempo, si se practican ciertos ejercicios con él, ayudará a estimular su curiosidad por sus alrededores y a conseguir esa destreza para gatear y manejar objetos como juguetes, etc.

Estos ejercicios son muy recomendables porque incitan también al juego y a formar un vínculo más fuerte con los padres, al niño le encantará que se den un tiempo para que le hablen, lo elogien y pasen un momento juntos.

Existen ejercicios para cada punto que queramos estimular como, por ejemplo, para estimular el desarrollo de las manos se recomienda lo siguiente: Sujetar con una mano su muñeca muy suavemente para no lastimarlo, apoyar el pulgar en el centro de la palma, sujetar sus dedos y hacerle mimos mientras se masajea la palma de la mano. Él bebe responderá a estos estímulos agarrando tu pulgar y abriendo la mano. Así, para ayudar al pequeño prepararse para aprender a gatear, se puede ponerlo poca arriba, flexionar una de sus piernitas y extender el brazo contrario, luego se baja el brazo y, simultáneamente, se extiende la pierna contraria por completo, varias veces de cada lado.

Para que vaya aprendiendo a incorporarse se puede sujetar los pies con una mano y agarrar sus manos con la otra (estando el bebé acostado), luego, tirar suavemente de sus manos, él tirara hacia arriba con los brazos para intentar incorporarse y se podrá ver avances cuando se vea que el niño extiende las piernas antes de llegar a la posición vertical.

Para ayudar a reforzar los músculos de sus brazos, antebrazos y pectorales, es bueno colocar al bebe acostado boca arriba y mover sus brazos en distintas posiciones como poner los dos arriba o abajo, alternando, llevarlos al centro de su pecho, ponerlos cruzados. Esto también ayudará a mejorar la articulación de los hombros.

Recuerden que todos estos ejercicios se deben hacer con mucho cuidado y suavidad, así como lentamente. Si bien el niño parecerá más fuerte que cuando era un recién nacido, sigue siendo sumamente frágil.