Como eliminar las toxinas en los bebés

Comida no toxica para bebes

El peligro a las intoxicaciones en bebés

Nuestro planeta está lleno de elementos tóxicos: En los pesticidas, los alimentos procesados, la contaminación ambiental, productos de limpieza y más. Nuestros hijos están expuestos constantemente a estos, ¿Cómo podemos protegerlos?

Año a año va empeorando la situación y, si bien los médicos y científicos van encontrando curas para los efectos que estas toxicas tienen en nuestros cuerpos, los niños son los blancos más fáciles. Estas sustancias toxicas pueden causar desde alergias a cáncer, dificultar el aprendizaje y el desarrollo empeorando su comportamiento y llevar a múltiples enfermedades crónicas.

Es casi imposible evadir estas sustancias tan dañinas en el mundo de hoy puesto que se encuentran en nuestro entorno y alimentos. Aun así, les dejamos una lista de elementos que poseen estas toxinas que son expuestas a los niños, para procurar evitarlos.

Hay ciertos medicamentos farmacológicos, como los llamados anfetaminas que resultan inmensamente tóxicos y peligrosos, así como también la amalgama de plata de los arreglos de muela que contiene mercurio. Ciertos alimentos procesados y comidas rápidas son cargados con productos altamente químicos, como el glutamato mono sódico que también se encuentra en productos de cuidado personal. Si bien los niños adoran las gaseosas, estas contienen altas cantidades de ácido fosfórico que perjudican los huesos y los dientes y no llegan a hidratar correctamente el cuerpo. Los productos de limpieza para el hogar usualmente pueden afectar la salud si se los inhala o ingesta, así como también lo productos químicos para lavandería. La contaminación ambiental es la más frustrante, puesto que resulta imposible evitar los altos niveles de toxicidad en el aire, causados por el humo de los vehículos, cigarrillos y fábricas.

Si bien no podemos evitar todas las toxinas, existen alimentos que pueden facilitar la desintoxicación de los pequeños e incluso apoyar el avance del cuerpo para defenderse contra los efectos negativos de las toxinas.

Estos alimentos incluyen la fibra, el brócoli, la col, las coles de Bruselas y el coliflor, el jugo de granada, moras, frambuesas, arándanos agrios, bayas goji, uvas moradas, fresas, nueces, el ajo, la alcachofa, alimentos con vitaminas del complejo B como los huevos, el germen de trigo, el coliflor, las legumbres y las espinacas, legumbres, remolacha, espárragos y cereales y panes fortificados, el pescado y los mariscos, aves de corral, carne de res o cordero alimentados con pasto y productos lácteos orgánicos, entre otros.