Cocina sana y sencilla para tu bebé

Bebe comiendo pure

Cómo cocinarle a tu bebé de forma sencilla

Todos hemos pensado en cómo recurrir al modo fácil de conseguir alimentos para cuando nuestros niños están listos para comenzar a comer, dejando su dieta a base de leche materna de lado. Mucha gente prefiere comprar comida para bebé envasada porque se ve más sencillo que cocinar dos comidas distintas, pero preparar uno mismo la comida para el niño no es tan difícil ¡ Incluso es mejor ! Cuando uno prepara la comida, sabe muy bien que está utilizando y eso facilita la elección de ingredientes más frescos.

No es necesario preparar dos comidas distintas si deciden adaptarse un poco a la dieta del niño para que su comida sea una versión triturada o hecha puré de lo que vos vas a comer.
Para hacer puré o moler la comida, se puede usar múltiples utensilios o aparatos eléctricos que irán variando dependiendo de la consistencia que desees alcanzar, el tiempo que consuma o incluso la presencia de ellos en tu cocina.

Lo más probable es que tengas una licuadora o un procesador de alimentos en tu casa. Estos son buenos para moler los alimentos, pero pueden resultar incomodos si lo que precisas es cocinar una porción chica de comida. En ese caso, quizá prefieras optar por una batidora de mano, que la pones en la comida a la inversa de una licuadora, que pones la comida dentro de ella. Aun así, todo puede reducirse al típico tenedor, que no dificultara el hacer puré una verdura luego de ser hervida.

Al ir a comprar las frutas y verduras es importante considerar los beneficios de los alimentos orgánicos, y que es conveniente usar lo que se compra en los primeros dos días, para que no pierdan su frescura.

Los mejores ingredientes para comenzar a darle al bebé incluyen frutas como las manzanas, bananas, pera, durazno y ciruelas y verduras como paltas, zanahoria, papa, zapallo, arvejas y espárragos.

Cocinar es más sencillo de lo que parece, solo hay que recordar siempre lavarse las manos, las frutas, las verduras y los utensilios a utilizar, así como también hervir, hornear o cocinar al vapor las verduras para conservar sus vitaminas y minerales. También se debe recordar que, para darle carne o pollo, hay que sacarles la piel y la grasa y triturarlo hasta que alcancen el tamaño más pequeño posible.

Un último método que muchos padres utilizan es el de almacenar en moldes de cubo de hielo la papilla que haya sobrado en el freezer. Es muy útil porque no tiras alimentos y podés descongelarla al otro día para la próxima comida, recordando chequear la temperatura para evitar dársela muy caliente.

Siempre es recomendable consultar con el pediatra los alimentos que pueden llegar a ocasionar alergias de ser ingeridos muy temprano para posponer la introducción de esas verduras y frutas.