¿Los balbuceos son un idioma?

Bienvenidas al grupo de embarazo y maternidad !

Geplaatst door Embarazo y maternidad op donderdag 2 november 2017

El método Dunstan baby laguage sostiene que los sonidos que el bebé realiza, como quejidos y balbuceos previos al llanto, en realidad responden a demandas insatisfechas, malestares del bebé que necesitan ser calmados.

De acuerdo con este estudio, las 5 palabras universales o reflejos en forma de sonido en que todo infante usa, independientemente de su etnia, lengua materna o lugar de nacimiento son:

Neh o né

Significaría “tengo hambre”. Se pronuncia NÉ o NEJ, donde la jota es casi imperseptible. El bebé usa el reflejo en forma de sonido NÉ para expresar que tiene hambre o la necesidad instintiva de leche materna

Ou o au

Significaria “tengo sueño”. Se pronuncia OU o AU, siendo el tono de la U un poco grave. La criatura usa el reflejo en forma de OU para decirle a la madre que está cansado y que ya quiere dormirse. Este sonido es el predecesor al bostezo.

Je

Significaría “siento una incomodidad”. Se pronuncia JE o JEJ, el infante usa este sonido para cominicar estrés, incomodidad o la necesidad de que le cambien el pañal. Este sonido es producido como respuesta cuando el bebé siente que su piel es raspada, cuando se siente inconforme.

Leirj o eairh

Significaría “tengo un gas interno”. Se pronuncia IEIEJ donde se enfatiza la ultima i y la j. El bebé usa el reflejo con este sonido cuando quiere expulsar un gas interno o cuando se siente empachado.

Ej o ehj

Significaría “Necesito eructar”. Se pronuncia EJ, donde la jota suena suave. El sonido se produce cuando una gran burbuja de aire se queda en el esófago o el estómago del bebé y trata de salir por la boca.

Cada mamá podrá afirmar que por supuesto entiende muchas de las demandas de su bebé, que interpreta sus necesidades como una dupla indisolible, única e inimitable que forma con su hijo. Pero el método Dunstan va mas allá de la apuesta a que una mamá pueda entender a su hijo y afirma que además, ese lenguaje es universal, que todos los bebés entre 0 y 3 meses utilizan algunos sonidos o quejidos instintivamente para expresar la misma demanda incluso en distintas razas, continentes y culturas.