Alimentos para evitar en el primer año de vida parte 3

Que alimentos pueden comer los bebés

Tés: atención a las sustancias 

Ningún té debe de ser ofrecido antes del sexto mes de vida. Y después de él, debemos de centrarnos en la moderación. Esto porque muchos tés se encuentran hechos a base de hierbas – y muchas veces son la alternativa para curar resfriados aislados. Es importante estar atento al tipo de sustancia que contiene el té y la cantidad ofrecida. 

Los alimentos fritos y ahumados 

La grasa de la fritura y de ahumados agrada al paladar. Pero no debemos dejar que el bebé experimente desde el inicio con estos alimentos en la alimentación sólida. Justamente por complacer el paladar (como el chocolate), en un corto período de tiempo, el niño va a acostumbrarse al sabor y va a optar por estos alimentos. El problema: en exceso, predisponen a la obesidad. Es bueno evitar los alimentos grasos en esta fase. Los ahumados y embutidos, además, son ricos en sal y conservantes y colorantes, que también están contraindicados en los pequeños. 

Cuidado con alimentos que pueden ser alérgicos  

Se recomienda que la leche de vaca debe evitarse debido al riesgo de que el niño se convierta a la APLV (alergia a la proteína de la leche de vaca) – y esto puede incluir reconsiderar el consumo de la leche de la madre, en caso de que dé pecho al bebe. Para frutos como la fresa y el kiwi, la principal orientación es que sean ofrecidos sólo después de un año, pero sólo los orgánicos, debido a la alta concentración de pesticidas que los demás tienen. Los huevos de gallina no son contraindicados y pueden estar incluidos en la dieta, pero es importante que sean orgánicos – además de tener menos hormonas, son más respetuosos desde su origen. 

Consejos rápidos para el establecimiento de la alimentación 

– El bebé no va a empezar a alimentarse regularmente de sólidos hasta los seis meses de edad. 

– No hay una regla definida sobre cuándo y con qué alimento iniciar la introducción de alimentos, ya que cada bebé madura de forma diferente. 

– Es normal que los niños tengan o mucho apetito o ninguno. Los niños comen más cuando están en el pico de crecimiento y comen menos cuando están fuera del pico. 

– Preferencias y rechazos son normales y deben ser respetados, pero es muy sutil darse cuenta de lo que es una verdadera aversión de una neofobia (miedo de nuevo) o de una imitación (cuando el niño rechaza porque ve que otros lo rechazan). 

– Si la familia tiene el alimento en casa, y todos comen, pero el niño no quiere comer (y ya se han probado varias formas de ofrecer), debemos de darle un tiempo. 

– Ten cuidado cuando las restricciones implican muchos alimentos. En este caso, es necesaria la orientación nutricional.