3 alimentos que debes evitar cuando estás amamantando

3 alimentos que debes evitar si estas amamantando3 alimentos que debes evitar si estas amamantando

¿Deseas que tu leche materna fluya y su bebé esté seguro? Evita estos alimentos que podrían reducir el suministro de leche materna, irritar al bebé o ser inseguro.

No todos los alimentos y hierbas aumentan el suministro de leche. De hecho, algunas plantas, hierbas y medicamentos pueden disminuir la producción de leche.

  1. Alcohol

Durante muchos años, los médicos recomendaron que las madres disfrutaran de una cerveza antes de amamantar para ayudar con el reflejo de eyección de la leche, ofrecer relajación, aumentar el suministro de leche y mejorar la calidad de la leche. Sin embargo, este consejo fue un poco equivocado.

Después de que las madres consumieron una modesta cantidad de alcohol, los bebés inicialmente parecían chupar con mayor frecuencia.

Luego, los pesos antes y después de la alimentación revelaron que los bebés alimentados con leche por madres que han consumido alcohol tienden a tomar menos que las madres que consumían un placebo no alcohólico. Este es uno de los alimentos que debes evitar en la lactancia.

2. Salvia, perejil, menta y mentol

Muchas hierbas son alimentos naturalmente lactogénicos que pueden proporcionarle el impulso en la producción de leche materna que está buscando. No obstante, no todas las hierbas son creadas iguales.

Se ha observado que la salvia, el perejil, la menta y el mentol reducen el suministro de leche en las mujeres que consumen grandes cantidades de cada uno.

3. Cafeína

Otro de los alimentos que debes evitar en la lactancia, es la cafeína. Muchas madres están emocionadas de finalmente regresar a su rutina de latte de la mañana después de dar a luz. Desafortunadamente, la mayoría de las veces, las madres descubren que la reintroducción de la cafeína en su dieta demasiado pronto puede conducir a un niño inquieto y cansado.

Esto se debe a que la cafeína es un estimulante que pasa fácilmente a la leche materna. Mientras que la vida media de la cafeína en los adultos es de aproximadamente 4.9 horas, la vida media de la cafeína en los bebés puede llegar a ser de 97.5 horas (cuatro o más días)